Algún día quizás se descubra el gen docente. Me refiero aquel que seguro llevan los que se dedican a la docencia por vocación y con la persistencia de 44 continuados años.

Hay pocos maestros de disfruten con el arte de transmitir enseñanzas. Tal como mencione: “en su estilo de enseñar ha transmitido a los alumnos, mucho más que magníficas lecciones o enseñanza de economía. Ha transmitido ética, elegancia, criterio, historia, cultura de nuestro tiempo, todo con un porte que únicamente los grandes profesores pueden transmitir”.

El pasado viernes tuve el privilegio, en nombre de más de medio centenar de compañeros que procedían de más de 20 universidades de pronunciar la laudatio a José Luis Garcia Delgado, amigo y compañero entrañable que ha dedicado 44 años de su vida profesional íntegramente a la universidad.

En el mismo acto tuvo lugar otro doctorado honoris causa de la Universidad de Alicante, Eusebio Leal, autor del milagro de la recuperación de la Habana Vieja, Patrimonio de la Humanidad y en cuya tarea la UA lleva más de 15 años colaborando activamente. Tuve el privilegio con el profesor Miguel Louis de iniciar un proyecto de colaboración que ha dado muchos frutos.

Ambos doctorados, por razones bien distintas, me llenaron de satisfación en una jornada universitaria entrañable para muchos universitarios.

El el blog de Adle, me solicitaron la publicación de la laudatio. Ver laudatio de Jose Luis Garcia Delgado.